viernes, 18 de julio de 2014

Oración


A vosotros, dioses que pululáis por el aire dentro del aire, dioses que envidiáis al mortal si es feliz y os cebáis en él si la desgracia le clavó sus garras, a vosotros que favorecéis a los poderosos y los ricos y permitís, cuando no los ayudáis con vuestro fétido aura, que aplasten y opriman a los débiles y desfavorecidos por la fortuna, esa fortuna que repartís injustamente como quien arroja un puñado de confetis al aire, a vosotros que jugáis con nosotros como si fuésemos marionetas o piezas de un ajedrez enloquecido, a vosotros os digo, os grito a la cara que sólo merecéis mi desprecio, que vuestro ocaso está próximo. Y os reto, os reto con la sola protección de mi coraza, el amor, con mi única arma, el amor, con mi única estrategia, el amor. Y con la esperanza de que, si bien he de pagar con aún más dolor del que me habéis infligido, mi atrevimiento, vuestra derrota es posible. Pues David venció a Goliat y una legión de hormigas o mosquitos puede acabar con un elefante o un león. Imploro al Espíritu Santo para que me asista. Y os maldigo, demonios que envenenáis la vida. Amen.

Publicar un comentario