martes, 24 de mayo de 2011

DRY Y LAS ELECCIONES DEL 22M

Durante todo el tiempo, desde que surgió Democracia Real Ya, se han manejado las más peregrinas y dispares teorías acerca de la naturaleza y las intenciones de esta plataforma ciudadana. Muchos han opinado que las movilizaciones eran una maniobra de otro partido para quitarle votos al suyo. Tras las elecciones, ciertos votantes de determinado grupo opinan que DRY ha cumplido su objetivo, que habría sido sólo dispersar votos. Es decir, que las formaciones políticas siguen mirándose el ombligo y negándose a aceptar lo que hay en el fondo de lo que está ocurriendo.
Si pensamos con un poco de detenimiento en los resultados electorales veremos que sólo reflejan la irresponsabilidad de los políticos, su mala gestión, más o menos malintencionada, y el desencanto y desconfianza absoluta de los ciudadanos. ¿Por qué ha ganado el PP? Pues, evidentemente, porque ese partido sí da a sus votantes lo que ellos esperan de él: una política neoliberal basada en el poder de los mercados. Y para comportarse de una forma coherente con sus ideas y que no defraude a su electorado, no lo tienen nada difícil. Porque esa política, la que sus electores esperan, es también la que beneficia a los verdaderos mandatarios de España y del mundo: la banca, el gran capital. Y como resulta que dan a sus votantes lo que estos esperan, pues ellos los votan y los seguirán votando siempre. ¿Por qué ha perdido el PSOE? Pues porque desde que tomó el poder no ha hecho otra cosa que traicionar a sus electores, incumplir sus promesas y atentar contra los intereses de quienes los auparon al gobierno. ¿Por qué? Bien. Por una parte, es cierto que un partido cuyo deber es defender a los menos favorecidos, lo tendrá más difícil. Porque deberá arbitrar políticas y tomar medidas con las que enfrenten a los banqueros y a las grandes empresas. Sí. No es fácil. Pero es que ese es el compromiso que tienen con su electorado. Si no están dispuestos a dejarse el pellejo intentando cumplir con la voluntad de quienes les dieron el poder para que los representaran, o no tienen valor para ello, no deberían meterse en política. Esto por una parte. Pero es que, además, con su comportamiento personal, sus corruptelas, sus intocables sueldos astronómicos y pensiones vitalicias y dietas sin pies ni cabeza, mientras que el país se hunde económicamente, han acabado por hacerse menos fiables que un escorpión en una bañera. Y ahora culpan a los votantes. “Por vuestra culpa, por las grandes tasas de abstención, ha ganado el PP”. No. El PP ha ganado (gracias, sí, a la abstención) porque lleváis años estafando a los que confiaron en vosotros. ¿Y por qué ese voto no ha migrado, por ejemplo, más hacia la izquierda? Pues porque tampoco esa izquierda ha cumplido lo prometido en los sitios en los que ha tenido el poder. A causa de lo ya dicho. El verdadero poder lo tiene el dinero. Para la derecha tradicional es fácil cumplir sus promesas aliándose con el auténtico poder. La izquierda, más o menos moderada, tendría que mantener una lucha que ha abandonado antes de comenzarla a cambio de privilegios y prebendas. Esas son las verdaderas razones de lo que ha ocurrido.
¿Y qué quiere DRY? Democracia Real Ya pretende, tal y como yo lo entiendo, que los políticos se enteren de que la gente no está dormida ya, que ha despertado y está dispuesta a hacer valer sus derechos. DRY persigue que los partidos que debieran defender los intereses de la mayoría de la población hagan una autocrítica seria y limpien sus filas de corruptos. DRY lo que quiere es que la palabra democracia recupere su contenido. Eso es lo que quiere. Y no apoyar a este o aquel partido. El camino es largo y difícil. E ineludible.


Publicar un comentario