lunes, 12 de julio de 2010

El gol de Iniesta


A pesar del juego sucio de Holanda, de la tremenda patada de Nigel de Jong a Xavi Alonso, a pesar de las injustas decisiones del árbitro, a pesar de que los jugadores españoles llevaban la desventaja de un día menos de descanso, la Selección ibérica culminó con  el éxito, en alas del heroico gol de Iniesta (más que gol, encuadre cósmico del esférico, adaptación del universo a escala humana, doma del imposible que se resiste, realización al fin de un sueño que se alejó siempre y siempre a través de los años) el esforzado periplo realizado en Sudáfrica en este verano del 2010. El juego de la roja fue superior y noble; el de la naranja, tramposo, marrullero y violento. Por una vez, ganaron los buenos. A pesar de todos los obstáculos. Y, a pesar de que a mí el fútbol me la trae bien floja, pongo aquí hoy este post. Porque sí. 
Publicar un comentario