martes, 4 de octubre de 2011

El manto de la felicidad

Acabo de leer “El manto corto”, un relato incluido en el libro “Cuentos populares alemanes”, de Benedikte Naubert, escritora que cabalga entre los siglos XVIII y XIX, de gran éxito en su tiempo y que, a pesar de ser luego olvidada, influyó en escritores como, por ejemplo, Matthew Gregory Lewis. “El manto corto” narra una historia de carácter fantástico ambientada en la Edad Media y llena de apariciones, hadas, brujas, caballeros, damas… En fin, todos los perejiles. Demasiado larga como para insertarla aquí, me contento con dejar la que llamaré su “conclusión” (me gusta más que la palabra “moraleja”): El manto de la felicidad lo tejen nuestras propias manos en tiempos de desgracia. Si bien puede sonar cursi a los oídos de esta época cínica y descreída, no deja de resultar hermoso. Aunque, desgraciadamente, salvo que creamos en otra vida más allá de ésta o en la reencarnación y la ley kármica, basta echar una mirada alrededor para constatar que tiene todas las trazas de no ser sino una bellísima mentira.
Publicar un comentario