lunes, 16 de mayo de 2011

La orilla blanca, la orilla negra.

Dedicado a mi padre, olvidado por el pueblo al que cuidó durante toda su vida. Le encantaba esta canción. Nunca me expliqué muy bien por qué. Hoy creo que lo comprendo.
Publicar un comentario