jueves, 10 de marzo de 2011

Conforme el tiempo pasa

El título adecuado para esta canción no es “El tiempo pasará”, como se ha venido traduciendo del inglés “As time goes by” sino, más bien, “Conforme pasa el tiempo”. Un beso es sólo un beso. Un suspiro es sólo un suspiro. Y es el tiempo el que pone las cosas en su sitio. Yo tenía un amigo entrañable al que admiraba. Murió en un accidente estúpido. Le fascinaba la película Casablanca y la veía casi cada noche. No sé si con él podría haber hablado de las razones que hay detrás de este post. Sí recuerdo lo que me dijo un día ya muy lejano en el que yo, adolescente ingenuo, me había escapado de casa para trabajar en la recolección de la uva. Me dijo (y ante mis ojos adquirió la forma de Bogart con su eterno cigarrillo pegado a los labios, aunque mi amigo no fumaba): “Félix, la vida es una merienda de negros. Y hay que comerse unos cuantos antes de seguir adelante”. Que no se entienda esto, por favor, sino como metafórica declaración existencial. Mucho tiempo ha pasado desde entonces. Y bastante desde que él se fue. Esta noche de marzo me pregunto muchas cosas. Pero son tantas que no puedo ordenarlas en mi cabeza. Sólo escucho esa vieja canción que Sam cantaba, sigo creyendo en el amor en su expresión más generosa y me derrumbo entre risas y lágrimas. Será que me hago viejo.

Publicar un comentario