jueves, 24 de marzo de 2011

AL PONERSE EL SOL

Cuando el sol se pone, deja en el agua, entre los barcos tristes, verdaderas aunque a veces con apariencias de impostadas, manchas de sangre y de oro.


Publicar un comentario